Siempre comercializamos las mismas 10 calidades de materiales, lo que asegura que a través del tiempo un flujo constante de alta calidad desde nuestros proveedores a nuestros clientes.

Todos la chatara/residuos heterogéneos pasan invariablemente por nuestros propios patios, donde se segregan y se ordenan por nuestros propios empleados especializados, antes de ser embarcados en contenedores.

Cada mes procedemos a realizar nuevas muestras y probamos nuestras 10 calidades, para comprobar y corregir cualquier variación que puede haber ocurrido en el contenido de metal contra las cifras y resultados.

En cada sesión de carga, nuestros controladores de calidad están presentes, supervisando el proceso de carga y el control de la calidad de todo el contenedor.

Durante cada sesión de carga y de despacho tomamos fotos digitales que nos permite mantener registros y comparar con las entregas y envíos anteriores.

Al final de cada sesión de carga, todos los contenedores son sellados (con nuestros propios sellos) para asegurarnos de que no se puedan introducir otros metales o materiales en los contenedores, una vez que han salido de nuestras yardas.

Mantenemos un contacto permanente con los recicladores, fabricantes, empresas de inspección y laboratorios de metal, para comparar nuestras cifras y resultados con los mejores índices de referencia.