Tan pronto como el pago del comprador se ha confirmado, de acuerdo a las condiciones contractuales, colocamos las órdenes con las empresas navieras para los contenedores marítimos adecuados.

1

Cargamos los contenedores en nuestro sitio el patio, en la presencia de
nuestro controlador de calidad.

2

Cada contenedor se verifica, vacío y lleno, para controlar que esté limpio, sin daños y hermético.

3

Cada contenedor se pesa, tanto vacío (TARA) como lleno (BRUTO), en una balanza/puente eléctrico con capacidad de hasta 60 toneladas para obtener un ticket de peso exacto.

4

Una vez se completa la carga, cada contenedor es sellado (con nuestros propios sellos).

5

El contenedor se controla a través de nuestro sistema de detección de radiactividad antes de salir del patio.

6

Cada recipiente se pesa nuevamente en el puerto de carga con el fin de confirmar que el peso
es intacto cuando se carga a bordo del buque.

7

Cada contenedor pasará a la autoridad aduanera de acuerdo con las regulaciones internacionales para la exportación.

8

Entonces nos aseguramos de que los bienes sean despachados en el primer buque disponible al puerto de entrega específico solicitado por nuestro comprador.

9

Tan pronto como las mercancías han sido cargadas a bordo del buque, le enviaremos un aviso de salida a nuestro comprador indicando el nombre del buque, ETD y ETA.

10

Llevamos un registro de los contenedores a lo largo de su itinerario, hasta su destino final, y nuestro personal de logística sostiene un contacto diario con nuestros compradores para mantenerlos debidamente informados.

11